El agua es una emergencia para 300 millones de personas

462

– Ayer comenzó en Marsella el 6º Foro Mundial del Agua, que reunirá a gobiernos, agencias humanitarias y expertos de todo el mundo en torno al problema global del acceso al agua y el saneamiento

– La delegación de la Red Internacional Acción contra el Hambre tratará de poner el foco sobre los 300 millones de personas afectados cada año por desastres, epidemias o desplazamientos de población para las que el agua, saneamiento e higiene básicas es una cuestión de vida o muerte

– El cambio climático puede aumentar en un 50% el número de víctimas de estas crisis de agua, mientras que el crecimiento descontrolado de los suburbios urbanos (dos personas por segundo) añade un nuevo factor de complejidad

En las emergencias humanitarias, el agua, el saneamiento y la higiene constituyen prioridades absolutas, no se trata solo de responder a las necesidades vitales de las víctimas, sino de preservar también su salud y su dignidad. Los desastres naturales y los conflictos son los factores más habitualmente relacionados con estas crisis pero hoy el cambio climático y la expansión urbana han aumentando su complejidad y recurrencia.

“Hemos decidido centrarnos en este tema, en primer lugar, por los 300 millones de personas expuestas gratuitamente a sufrir crisis de agua cada año, pero también para recordar que existen soluciones sencillas para prevenirlas y paliarlas”, explica el responsable de agua y saneamiento de Acción contra el Hambre, Pablo Alcalde. “Aunque los donantes están bastante sensibilizados con la necesidad de financiar el agua en emergencias, podría ser mucho más eficaz ampliar el foco a la fase de prevención. No olvidemos que cada euro invertido en saneamiento tiene ocho euros de retorno, ahorrados en cosas como sanidad, y absentismo escolar”, asegura Alcalde.

Acción contra el Hambre acude a Marsella con el objetivo de recabar soluciones concretas para:

– apoyar la aplicación del marco de Hyogo[1] para todos los estados en riesgo, promoviendo la prevención de riesgos y la mitigación de las crisis humanas ligadas al agua y al saneamiento

– reforzar la coordinación operativa de los actores, la adaptación de las respuestas a los nuevos contextos  y la financiación de la respuesta humanitaria, con el objetivo de permitir una mejor anticipación, cobertura y eficacia de las intervenciones de emergencia

– articular la fase de emergencia y la del desarrollo integrando plenamente la estrategia de rehabilitación desde la primera emergencia, y promoviendo la financiación de la fase de rehabilitación.

———————

[1] La Segunda Conferencia Mundial sobre la Reducción de los Desastres estableció el Marco de Acción de Hyogo para 2005-2015, con cinco pilares. El cuarto de ellos es la reducción de los factores subyacentes al riesgo, como la vulnerabilidad