Las personas con Sordoceguera reivindican que para ellos “Tocar es comunicar”

444

Las principales asociaciones de atención a estas personas -FOAPS, ASOCIDE y APASCIDE- se suman a la conmemoración La ONCE invierte cada año más de 2,2 millones de euros para mejorar la atención a estas personas

 

Madrid, 26 de junio de 2015 (ONCE).- La ONCE se une un año más a la conmemoración del Día Internacional de las Personas con Sordoceguera, el 27 de junio, con la celebración de una jornada reivindicativa, organizada en colaboración con las principales asociaciones de atención a estas personas.

 

Bajo el lema “Tocar es comunicar”, la Fundación ONCE para la Atención a Personas con Sordoceguera (FOAPS), la Asociación Española de Personas con Sordoceguera (ASOCIDE) y la Asociación Española de Familias de Personas con Sordoceguera (APASCIDE), han querido visibilizar la necesidad que tienen estas personas de interactuar a través del tacto como su principal vía de comunicación con los demás.

 

La jornada, que se ha celebrado en el Complejo Cultural y Deportivo de la ONCE, ha contado con la participación del director general de Políticas de Apoyo a las Discapacidad del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ignacio Tremiño; junto al presidente de la Asociación de Sordociegos de España (ASOCIDE), Francisco Javier Trigueros; la presidenta de la Asociación Española de Padres de Sordociegos (APASCIDE), Dolores Romero; la vicepresidenta de la ONCE, Patricia Sanz; y el presidente de la Fundación ONCE para la Atención a las Personas con Sordoceguera (FOAPS), Andrés Ramos.

 

El acto ha estado conducido por Sandra Timón, una joven con sordoceguera, que, como ejemplo de superación de la comunicación, se enfrentaba por vez primera ante una experiencia y una responsabilidad tales.

 

Se considera que una persona es sordociega cuando en ella se combinan dos deficiencias sensoriales (visual y auditiva) que se manifiestan en mayor o menor grado, generando problemas de comunicación únicos y necesidades especiales derivadas de la dificultad para percibir de manera global, conocer, y por tanto interesarse y desenvolverse en su entorno. En España hay más de 6.000 personas con esta doble discapacidad.

 

 

 

Como consecuencia de la incomunicación y desconexión con el mundo que la privación sensorial genera en las personas sordociegas, éstas presentan una serie de dificultades que se manifiestan en diferentes grados (de acuerdo a sus características), en el acceso a la información, la educación, la capacitación profesional, el trabajo, las relaciones sociales y la actividad cultural.

 

La Fundación ONCE para la Atención de Personas con Sordoceguera (FOAPS)

FOAPS es una Fundación de carácter asistencial, creada a instancias de la ONCE y constituida el 20 de julio de 2007. Su finalidad es promover el desarrollo de diversos Programas dirigidos a la atención de las necesidades específicas de este colectivo, poniendo particular interés en los relacionados con la educación y el empleo, al objeto de procurar la inclusión socio-laboral y mejorar la calidad de vida de estas personas, favoreciendo su desarrollo humano e intelectual. Quienes deseen saber más sobre FOAPS y sobre la sordoceguera, pueden consultar la web http://www.foaps.es/

 

Desde FOAPS se apoyan tanto programas de Comunicación, Rehabilitación y Tiflotecnología, en las sedes de ONCE como en las residencias, o centros donde se encuentran los usuarios. También programas de vida diaria en los domicilios, programas de apoyo en talleres ocupacionales, etc. La atención se centra también en la prestación de programas de Empleo.

 

La ONCE destina cada año algo más de 2,2 millones de euros a la atención a estas personas, bien directamente a través de FOAPS o colaborando con el resto de organizaciones.

 

Día Internacional de las Personas con Sordoceguera

El 27 de junio es considerado el “Día Internacional de las Personas con Sordoceguera”, en conmemoración del nacimiento de Helen Keller, la primera persona sordociega que luchó por los derechos de las personas que presentaban esta discapacidad.

 

Helen Keller nació en Alabama el 27 de junio de 1880. Cuando tenía 19 meses sufrió unas fiebres que le privaron de los sentidos del oído y la vista. Su incapacidad para comunicarse provocó una situación traumática para ella y su familia, lo que generó graves problemas de conducta debidos a la imposibilidad de relacionarse con los demás.

 

No obstante, a pesar de su discapacidad, muchos años después daba discursos acerca de su vida, se graduó con honores en la Universidad de Radcliffe e incluso escribió libros sobre su experiencia personal. Todo ello fue posible gracias a la gran ayuda e influencia de su institutriz, Anne Sullivan, quien le enseñó a leer, a comunicarse con los demás y a llevar una vida normalizada.