Mosul: Acción contra el Hambre está lista para apoyar la posible huida de 90.000 civiles ante la ofensiva en curso

744
Acción Contra el Hambre

Acción contra el Hambre prepara una respuesta de emergencia a gran escala para responder a las necesidades de la población que podría huir de Mosul en las próximas horas ante la ofensiva para su recuperación.

La operación militar hacia la ciudad de Mosul acaba de dar inicio. Acción contra el Hambre ha desplegado su equipo de emergencia en Erbil. “Nuestro principal reto es anticipar los futuros movimientos de la población y lograr acceder a ella. Hemos identificado las rutas de desplazamiento probables, las reservas de emergencia están listas, pero la situación podría cambiar repentinamente”, señala  Charlotte Schneider, responsable del equipo de emergencias de Acción contra el Hambre.

Durante meses, las organizaciones humanitarias han trabajado en diferentes escenarios para coordinar una respuesta adecuada, pero a pesar de estos esfuerzos se van a ver obligadas a reaccionar con rapidez. Acción contra el Hambre ha diseñado una estrategia de respuesta a la emergencia que les permita seguir siendo flexibles. “En este momento, nuestra prioridad es ofrecer la asistencia necesaria tan pronto como la gente comience a abandonar la ciudad. Queremos ser la primera línea de respuesta en las áreas más afectadas”, explica Charlotte Schneider. Desde las bases de la organización en Dohuk y Erbil se harán llegar los recursos necesarios para proporcionar asistencia de emergencia como alimentos, agua, saneamiento y apoyo psicológico. Asimismo, el equipo de la organización se va a ampliar en 170 nuevos trabajadores para trabajar en la emergencia.

Los diferentes equipos operarán desde las dos ciudades en las zonas norte y este de Mosul, donde se espera una gran afluencia de población. Acción contra el Hambre planea primero poner en marcha una respuesta de emergencia de dos meses en los asentamientos temporales, edificaciones a medio construir a donde la población es dirigida por las autoridades.

La organización se centrará en los campamentos y asentamientos espontáneos donde las necesidades podrían seguir siendo severas a largo plazo. Así, se asegurará la distribución de alimentos, utensilios de cocina, kits básicos de refugio de emergencia y kits de higiene, así como distribución de agua, instalación de letrinas y duchas y apoyo psicológico a la población más afectada.

Acción contra el Hambre planifica brindar asistencia a 90.000 personas en su huida de Mosul, además de continuar con sus actividades habituales, que alcanzan a más de 250.000 personas desde el inicio de 2016.