Casi uno de cada cinco niños en República Centroafricana es refugiado o desplazado interno

600
unicef

Centrarse en ellos es crucial de cara a la reunión que los trabajadores humanitarios mantendrán próximamente en Bruselas

Mientras el país avanza en su frágil recuperación, más de 850.000 personas en República Centroafricana -la mitad de ellas niños- siguen viviendo en tránsito, ya sean como desplazados internos o refugiados en países vecinos, según datos de UNICEF.

La inseguridad instalada como secuela del conflicto impide que la mayoría de las 920.000 personas desplazadas a principios de 2014 puedan regresar a sus hogares. Hoy en día, 383.000 personas permanecen desplazadas dentro del propio país, mientras que 468.000 han buscado refugio en Camerún, Chad, República Democrática del Congo y Congo. Camerún acoge a más de la mitad de estas personas.

“A medida que la seguridad mejore y los niños regresen a sus comunidades, deberán tener escuelas y centros de salud a los que acudir”, dijo Christine Muhigana, directora adjunta de UNICEF para África Occidental y Central. “El acceso a una salud y educación de calidad es la piedra angular de cualquier recuperación y la base para un futuro pacífico”.

La violencia y el desplazamiento generalizado han hecho que los niños sean especialmente vulnerables a los riesgos para la salud, la explotación y el abuso. Más de un tercio de ellos se ha quedado fuera de las escuelas y el 41% de los menores de cinco años padece desnutrición crónica. Se calcula que entre 6.000 y 10.000 niños han sido reclutados por grupos armados desde 2013.

“El país está mejor ahora”, aseguró Muhigana, “pero sigue siendo uno de los lugares más peligrosos del mundo para los niños, en el que la violencia amenaza con socavar los signos de progreso”.

Los últimos brotes de violencia han obligado a varias organizaciones no gubernamentales a reducir significativamente sus intervenciones en algunas partes del país, frenando el avance del plan de recuperación nacional. El mes pasado, un ataque al campamento para desplazados internos de Kaga Bandoro dejó 37 muertos civiles, entre ellos educadores que participaban en un programa apoyado por UNICEF.

Los trabajadores humanitarios se reunirán en Bruselas el próximo jueves, 17 de noviembre, para informar sobre los avances en la recuperación y para buscar la financiación que permita continuar con los programas que están llevando a cabo. Por su parte, los líderes de la República Centroafricana defenderán un paquete de ayuda de 3 mil millones de dólares ante donantes globales, entre ellos la Unión Europea, el Banco Mundial y Naciones Unidas.

UNICEF hace un llamamiento a líderes y donantes mundiales para que prioricen la atención a los niños en el plan de recuperación, impulsando especialmente los servicios sociales básicos como la salud y la educación para los más vulnerables. UNICEF  señala que sólo un plan de recuperación equilibrado y equitativo puede sentar las bases de un futuro pacífico.

La desigualdad económica jugó un papel muy relevante en el estallido inicial de violencia y el conflicto de 2102. Las tensiones étnicas y la diferencia de oportunidades entre las poblaciones urbanas y rurales alimentaron un resentimiento que aún perdura. Asuntos como la justicia, la protección y la lucha contra la corrupción son fundamentales para construir un país que proteja a sus ciudadanos y en el que se cumplan las leyes.

En lo que va de año, UNICEF, en colaboración con el gobierno de República Centroafricana y sus aliados, ha capacitado a 1.300 profesores y ha construido o reparado 172 escuelas. Además, prevé ampliar los proyectos existentes para reforzar la atención primaria, mejorar el acceso a agua potable y ofrecer apoyo psicosocial a los niños que han atravesado situaciones de violencia.

Sin embargo, los esfuerzos para llegar a todos y cada uno de los niños de República Centroafricana se ven limitados por las restricciones en la financiación. De los 55,6 millones de dólares necesarios en 2016 para prestar servicios básicos a los niños en el país, sólo se han recibido 20,4 millones de dólares, lo que deja muchos proyectos mermados en recursos y en efectividad.