La cifra de periodistas encarcelados en el mundo sube un 6% en 2016

1249
Balance de periodistas detenidos, secuestrados y desaparecidos elaborado por Reporteros sin Fronteras
Fuente: Reporteros Sin Fronteras 2016

Según el informe realizado por Reporteros Sin Fronteras actualmente hay 348 periodistas encarcelados, 52 secuestrados y uno desaparecido en el mundo.  También señala que, entre las principales amenazas de los periodistas para el ejercicio de su profesión, están las guerras en Oriente Medio, el grupo Estado Islámico y la situación política en Turquía.

2016 no ha sido un buen año para los periodistas o, mejor dicho, para el libre ejercicio de su profesión: en este mismo momento hay 348 periodistas  encarcelados en algún lugar del mundo. Esta cifra representa un  incremento del 6% respecto a 2015 según el Balance Anual 2016 de Reporteros Sin Fronteras (RSF), documento que recoge las cifras de periodistas secuestrados, desaparecidos y encarcelados durante el último año.

Y si se tiene en cuenta el número de profesionales encarcelados la diferencia es mayor aún y sube al 22%, después de que las cifras se cuadruplicasen en Turquía tras el golpe de Estado fallido del mes de julio. Este año, y por primera vez, él documento no sólo se incluye a los periodistas profesionales (187) en su cálculo, sino que también toma en cuenta a los periodistas-ciudadanos (146) y a los colaboradores de los medios de comunicación (15). Éstos ejercen una función cada vez más importante en la producción de información, en particular en los regímenes represivos y en los países en guerra, donde es más difícil para los profesionales ejercer su oficio.

El caso turco

En Turquía, China, Irán y Egipto se concentran más de dos tercios de los periodistas encarcelados en el mundo, si bien el caso turco merece especial atención. Actualmente hay más de 100 periodistas y colaboradores de medios de comunicación en las cárceles de este país europeo, de los que RSF ha podido confirmar que, en 41 casos, la detención tiene una relación directa con su trabajo periodístico. Los excesos autoritarios del presidente Erdogan se manifiestan en redadas en medios de comunicación, haciendo así callar a las voces críticas.

Como asegura Christophe Deloire, secretario general de RSF, “a las puertas de Europa se está realizando una verdadera caza de brujas que ha enviado a prisión a decenas de periodistas y que ha hecho de Turquía la mayor prisión del mundo para el periodismo”. Y añade: “en un año, el régimen de Erdogan ha acabado con el pluralismo mediático, frente a una Unión Europea muy callada sobre este asunto”.

Estado Islámico, principal secuestrador

Por otro lado, 52 periodistas están secuestrados en el mundo o, para ser exactos, en Oriente Medio. Este año todos los secuestros se han registrado en tres países de la zona desgarrados por la guerra: Siria (26), Yemen (16) e Irak (10). En la mayoría de los casos se trata de periodistas locales que a menudo trabajan por su cuenta, en condiciones precarias y muy arriesgadas.

De ellos, 21 son rehenes del grupo Estado Islámico. Y es que Los periodistas son uno de los principales objetivos de los yihadistas, que buscan acallar toda crítica, hacer que reine el terror y exigir rescates para alimentar su maquinaria de guerra, especialmente en Siria. En Yemen donde, desde que las milicias chiitas hutíes tomaron el control de la capital, Saná, en 2014, también se han multiplicado las desapariciones y los secuestros de periodistas y colaboradores de medios de comunicación.

Los Hutíes no toleran las críticas y actualmente tienen como rehenes a no menos de 15 periodistas y colaboradores de medios, todos locales. Dos de ellos fueron secuestrados este año. Es el caso de Youssef Ajlane, periodista que trabajaba para el diario digital Al-Masdar Online y que decidió abandonar su oficio, por el alto riesgo, después de que las fuerzas hutíes tomaran por asalto la redacción de su medio, en marzo de 2015. La milicia chiita lo secuestró frente a su domicilio el pasado 13 de octubre. Desde entonces, se encuentra detenido en una prisión controlada por los rebeldes chiitas en la que se le impide tener contacto con su familia y sus allegados.

Representante para la seguridad de los periodistas

Hasta el 1 de diciembre -fecha en la que RSF cerró su Balance- sólo se ha dado un caso de periodista desaparecido, mientras que en 2015, en esta misma fecha, eran 8 (RSF considera que un periodista está desaparecido cuando no existen suficientes elementos para determinar si fue víctima de un homicidio o de un secuestro, y cuando no se ha difundido ninguna reivindicación creíble). El periodista burundés Jean Bigirimana lleva desparecido desde el 22 de julio. Colaborador de Iwacu e Infos Grands Lacs, desapareció en un momento en que el país atravesaba una grave crisis política que provocó el cierre de varios medios de comunicación, así como numerosos ataques a periodistas.

Frente a los peligros, cada vez más numerosos, que afrontan quienes se dedican a la información, Reporteros Sin Fronteras pide que se nombre a un “Representante Especial para la seguridad de los periodistas” que dependa directamente del Secretario General de las Naciones Unidas. Hasta el momento, las numerosas resoluciones de la ONU relativas a la protección de los periodistas y la lucha contra la impunidad, no han dado resultados satisfactorios.

El Balance es uno de los principales informes de Reporteros Sin Fronteras, junto con la Clasificación Mundial (el ránking de 180 países que evalúa el grado de libertad de prensa); el Informe Anual (evolución del estado de la libertad de información durante un año en un centenar de países), o la lista de los Depredadores de la Libertad de Prensa: el plantel de líderes, gobernantes y grupos que han declarado la guerra abierta a los periodistas, al pluralismo y a la libertad de información.