Médicos del Mundo se opone a otra patente sobre el Sofosbuvir

518

30 organizaciones no gubernamentales y sociales de 17 países europeos se unen a ella

Médicos del Mundo ha presentado una nueva oposición a la patente del Sofosvubir, el fármaco que permite curar la Hepatitis C, ante la Oficina Europea de Patentes. En este caso, el recurso se basa en el compuesto usado para producir el medicamento.

Esta importante patente que protege el Sofosbuvir fue concedida a Gilead en junio de 2016. La ONG sanitaria entiende, sin embargo, que no cumple con los requisitos definidos por el Convenio Europeo de Patentes de 1973.

Con esta acción, Médicos del Mundo continúa con la campaña que mantiene desde hace años para reducir los precios exorbitantes de los nuevos medicamentos utilizados contra la hepatitis C en Europa. Estos precios impiden el acceso generalizado a tratamientos que salvan vidas para todas las personas que los necesitan.

La organización ya presentó una oposición a otra patente de este fármaco en febrero de 2015. En octubre de 2016, la Oficina Europea de Patentes determinó que la empresa farmacéutica no había respetado todas las reglas que rigen el sistema de patentes. Esta decisión supuso que la fórmula química que definía al Sofosbuvir dejó de estar primaria y completamente protegida por la patente. Sin embargo, Gilead sigue facturando precios muy altos para un fármaco que ya ha perdido la protección inicial y los gobiernos siguen aceptando pagar esos elevados precios.

“La oposición planteada en 2015 fue la primera llevada a cabo en contra de una patente de medicamentos por parte de la sociedad civil en Europa. Hemos demostrado que tenemos un papel que jugar en el sistema europeo de patentes para denunciar el incumplimiento de la regulación, y que podemos hacerlo con éxito”, destaca Françoise Sivignon, presidenta de Médicos del Mundo Francia.

Nuestro procedimiento anterior ha allanado el camino. A día de hoy, 30 organizaciones no gubernamentales y de la sociedad civil de 17 países europeos están comprometidas en este nuevo procedimiento. 10 delegaciones de la red internacional de Médicos del Mundo y 13 de la red de Médicos sin Fronteras en Europa, 5 organizaciones sociales nacionales y la Alianza Europea para la Salud Pública se unen a esta nueva oposición. En España, Médicos del Mundo y Salud por Derecho son las dos entidades que se oponen a la patente.

“Sí, los medicamentos son productos de mercado y están sometidos a un sistema de patentes. Pero hay unas reglas. Sin embargo, ni las reglas de patentabilidad son siempre respetadas por las compañías farmacéuticas ni las reglas del mercado se aplican por todos los gobiernos”, afirma Olivier Maguet, responsable de la campaña sobre el precio de los medicamentos de Médicos del Mundo.

Lanzando este reto al sistema de patentes, Médicos del Mundo pretende generar argumentos legales que puedan ayudar a los Estados a lograr un equilibrio de fuerzas en la negociación con las poderosas compañías farmacéuticas; una relación hasta ahora claramente inclinada a favor de estas últimas. Esta nueva acción debería incentivar a los gobiernos a utilizar la herramienta legal más potente en su poder: la licencia obligatoria.