Yemen: la pobreza, el hambre y las enfermedades roban a los niños su infancia

515
A little girl in the pediatric section at Al-Thawra Hospital. Sana’a, Yemen ©Rajat Madhok

El número de niños heridos y reclutados se ha duplicado en un año

Las familias en Yemen recurren a medidas cada vez más extremas para mantener a sus hijos. Así lo confirma Falling through the Cracks, un informe lanzado hoy por UNICEF con motivo del segundo aniversario del brutal conflicto que asola al país más pobre de Oriente Medio.

El informe señala –citando datos verificados de Naciones Unidas- que solo en el año pasado:

  •          El número de niños asesinados aumentó de 900 a más de 1.500
  •          El número de niños heridos casi se duplicó, pasando de 1.300 a 2.450
  •          El número de niños reclutados se acercó a los 1.580, frente a los 850 de hace un año
  •          Los ataques a escuelas se han cuadruplicado, pasando de 50 a 212
  •          Los ataques a hospitales e instalaciones sanitarias aumentaron un tercio, de 63 a 95

“La guerra en Yemen sigue cobrándose la vida y el futuro de los niños”, asegura Meritxell Relaño, representante de UNICEF en Yemen. “La lucha y la destrucción incesantes les han marcado de por vida. Las familias están sin recursos y luchando para hacer frente a la situación”.

La violencia ha debilitado mucho los mecanismos de supervivencia de la población, lo cual ha llevado a Yemen a sufrir una de las mayores emergencias de seguridad alimentaria y desnutrición del mundo. Las familias comen mucho menos, y optan por alimentos menos nutritivos o se saltan comidas. Cerca de medio millón de niños sufren desnutrición severa aguda –un 200% más que en 2014-, lo cual aumenta el riesgo de hambruna.

El número de personas extremadamente pobres y vulnerables se ha disparado. Alrededor del 80% de las familias están endeudadas, y la mitad de la población vive con menos de 2 dólares al día, según recoge el informe.

A medida que los recursos familiares disminuyen, más y más niños son reclutados por las partes en conflicto o se ven obligados a casarse. Más de dos tercios de las niñas se casan antes de cumplir los 18 años (antes del conflicto esto le ocurría al 50% de ellas), y dado que los combates se intensifican, los niños son cada vez más utilizados por los grupos armados.

“Cerca de 10 millones de niños están sufriendo las consecuencias terribles de un conflicto que debe acabar. Tenemos que abrir los ojos ante lo que están viviendo a diario y actuar antes de que sea tarde” afirma Javier Martos, director ejecutivo de UNICEF Comité Español.

El sistema de salud de Yemen está al borde del colapso: cerca de 15 millones de hombres, mujeres y niños no tienen acceso a atención sanitaria. El brote de cólera y de diarrea acuosa aguda que se produjo en octubre de 2016 continúa extendiéndose, con más de 22.500 presuntos casos y 106 muertes.

Hay más de 1.600 escuelas que ya no pueden utilizarse por estar destruidas, dañadas, por servir de alojamiento a las familias desplazadas o porque están ocupadas por las partes en conflicto. La consecuencia es que unos 350.000 niños no pueden continuar su formación, lo cual eleva a 2 millones la cifra total de niños fuera de la escuela.

UNICEF y sus aliados continúan trabajando para proporcionar a los niños más vulnerables asistencia vital urgente, que incluye vacunas, alimentos terapéuticos y tratamiento contra la desnutrición severa, apoyo a la educación, terapia psicosocial y ayudas en efectivo.

En nombre de los niños de Yemen, UNICEF hace un llamamiento para que se adopten las siguientes medidas urgentes:

  • Una solución política inmediata que ponga fin a la guerra en Yemen. Las partes en conflicto deben trabajar para alcanzar una solución negociada, priorizando y defendiendo los derechos de los niños en un país destruido por la guerra.
  • El fin de las graves violaciones de los derechos de los niños. Los niños deben ser protegidos en todo momento.
  • Un aumento masivo e inmediato de la respuesta multisectorial para combatir la desnutrición entre los niños y las mujeres embarazadas. Mejorar el acceso humanitario en todo Yemen es imprescindible para llegar a los más vulnerables.
  •  Fortalecer los mecanismos de supervivencia de las familias, apoyando la provisión de servicios básicos gratuitos y de calidad –a ser posible a nivel local- y de ayuda en efectivo.

“Debemos actuar ahora para que las familias dejen de estar al borde del abismo. Los riesgos para las generaciones venideras son muy altos”, concluye Relaño.

Dos años de conflicto en Yemen: nuestras redes sociales, con los niños de Yemen

El pasado domingo nuestros perfiles en Twitter e Instagram recordaron a los 144 niños que mueren cada día en Yemen por causas evitables. Cada diez minutos, un nuevo tuit aparecía en nuestro timeline y el número junto al hashtag #Yemen iba creciendo hasta llegar a 144 justo 24 horas después de empezar. Con esta acción simbólica recordamos a todos los niños que están sufriendo en Yemen, y reafirmamos nuestro compromiso y nuestro trabajo con ellos.