Yemen: las principales organizaciones humanitarias advierten de que la ayuda humanitaria está en riesgo de quedar interrumpida

2216

YEMEN: LAS PRINCIPALES ORGANIZACIONES HUMANITARIAS ADVIERTEN DEL RIESGO DE LA INTERRUPCIÓN DE LA AYUDA 

Tras más de un mes de intensos combates, 22 agencias humanitarias en Yemen advierten del riesgo de que la asistencia que están brindando llegue a su fin en una semana, a menos que las rutas terrestres, marítimas y aéreas se abran de inmediato para posibilitar la importación de combustible

 

“Podríamos quedarnos sin combustible en cuestión de días”, apunta Hajir Maalim, director país de Acción contra el Hambre en Yemen. “Necesitamos contar con al menos tres vehículos para transportar personal médicos y suministros a más de 1.600 niños con desnutrición severa en Hodeida, en el norte del país. Si no podemos conseguir más combustible en 10 días, no podremos continuar con nuestras actividades y las vidas de estos niños estarán en peligro. Los niños no deben enfrentarse a la muerte a causa de la escasez de combustible. Es inaceptable”.

Incluso antes de la reciente escalada de violencia, 16 millones de yemeníes, el 60% de la población, estaban en necesidad de asistencia humanitaria, y 13 millones, la mitad de la población, no tienen acceso a agua potable y saneamiento. Las necesidades de la población crecen al mismo tiempo que la intensidad del conflicto. En 2014 diez millones de personas no teníán garantizada su seguridad alimentaria, y recientes estimaciones sitúan esta cifra cercana a los 20 millones, lo que representa el 80% de toda la población.

“La escasez de combustible en Yemen ha alcanzado niveles críticos. Sin importaciones, pronto será imposible que respondamos a las crecientes necesidades”, señala Eduardo Santiago, director país de Save the Children. “Hemos logrado proporcionar asistencia alimentaria, de agua y saneamiento, y suministros médicos para más de 50.000 personas, entre ellas 21.000 niños, ya que con la intensificación del conflicto tenemos que trabajar más. Estamos extremadamente preocupados por cómo se están agotando nuestras reservas de combustible, al mismo tiempo que las necesidades se multiplican. Millones de vidas están en riesgo, en particular los niños, y pronto no vamos a ser capaces de responder”.

En circunstancias normales, Yemen necesita al menos 144.000 barriles de petróleo por día para mantener su economía e infraestructuras. La falta de combustible está contribuyendo directamente a la catástrofe humanitaria en Yemen. Comunidades enteras están sin agua ya que sus sistemas de suministro locales también dependen de combustible para bombear agua subterránea hasta la superficie antes de ser potabilizada. Los servicios médicos no dan abasto, ya que se han cerrado muchos centros y otros no pueden proporcionar los servicios más básicos. La red de telecomunicaciones podría cerrase en cuestión de días. Y solo se dispone de electricidad unas pocas horas al día en el mejor de los casos.

“El cese del conflicto debe ser  inmediato y permanente. Asimismo, las rutas por tierra, mar y aire debe ser reabiertas para permitir que productos básicos como alimentos, combustible y suministros médicos lleguen a millones de persona”, afirma Grace Ommer, directora país de Oxfam en Yemen.

En este momento tan crítico, el Foro de ONG internacionales en Yemen, hacen un llamamiento a todas las partes del conflicto para que se abran de inmediato las rutas terrestres, marítimas y aéreas que permitirán que se reanuden de inmediato las importaciones básicas. El reciente anuncio de una posible pausa humanitaria a las operaciones militares no aliviará el impacto del conflicto. Los miembros del Foro de ONG internacional insta a las partes al cese inmediato y permanente al conflicto.

Firmado:

Acción contra el Hambre es una organización humanitaria internacional e independiente que combate la desnutrición infantil a la vez que garantiza agua y medios de vida seguros a las poblaciones más vulnerables. Intervenimos en más de 45 países apoyando a más de nueve millones de personas. Nuestra visión es un mundo sin desnutrición; nuestro primer objetivo, devolver la dignidad a quienes hoy viven amenazados por el hambre.