ACPP pone a los partidos políticos a examen en cooperación

557

Las elecciones del próximo 24 de Mayo están generando la mayor expectación social desde el inicio de la democracia en la Comunidad Valenciana. Razones de peso hay, ya que si se cumplen las previsiones puede suponer el fin de más de 20 años de hegemonía del Partido Popular en nuestra comunidad y generar una nueva estructura parlamentaria con numerosas formaciones políticas de gran peso en la toma de decisiones.

La sociedad valenciana es solidaria y el tejido social ligado al apoyo de los movimientos internacionalistas y de cooperación está muy arraigado, de ahí la importancia que le otorga ACPP-PV en estos momentos a dar voz a las diferentes formaciones políticas en materia de cooperación al desarrollo que previsiblemente van a representar al pueblo valenciano en el hemiciclo de les Corts Valencianes y en el Ayuntamiento de Valencia, difundiendo las entrevistas realizadas y realizando un somero análisis sobre algunas claves autonómicas de sus propuestas.

ACPP-PV ha intentado contactar por diferentes vías con Acord Ciutadà, Cuidadanos, Compromis, Podemos, Partido Popular y PSPV-PSOE y a nivel municipal además con Valencia en Comú (Guanyem Valencia) con el fin de que respondieran a algunas preguntas. Con la buena acogida y disposición de la gran mayoría de los candidatos a la presidencia de la Generalitat de la izquierda del País Valencia (Antonio Montiel –Podemos-, Ignacio Blanco –Acord Ciutadà-, Monica Oltra –Compromís-, Ximo Puig –PSPV-) y a la alcaldía de Valencia (Amadeu Sanchís –Acord Ciutadà-, Joan Calabuig –PSPV- y  Joan Ribó –Compromís-) dedicando un tiempo a ACPP-PV, se evidencia y se manifiesta su preocupación y compromiso con las políticas públicas de cooperación al desarrollo. Sentimos no haber podido recopilar la postura de la totalidad de las formaciones por no haber sabido encontrar una persona de interlocución válida, pese a nuestros intentos cibernéticos y telefónicos (como es el caso de Ciudadanos, Partido Popular y Valencia en Comú) que se comprometiera a responder nuestra solicitud. Nos hubiera gustado tener un análisis global de todas las formaciones, pero en estos casos, tendremos que analizar sólo a partir de lo reflejado en sus programas electorales o de su discurso en espacios de debate sobre políticas de cooperación en los que han participado.

Hay que destacar inicialmente, que todas las fuerzas políticas son unánimes en cuanto a la necesidad de poner en valor la Cooperación al Desarrollo como “política social pública” y aumentar el presupuesto destinado a este sector de forma progresiva que actualmente se sitúa en el 0,019 por ciento del presupuesto, con un recorte de un 95 por ciento en los últimos 5 años

Ignacio Blanco –Acord Ciutadà- , Monica Oltra –Compromís-y Ximo Puig -PSPV-PSOE- dentro de sus programas electorales se comprometen  a alcanzar el 0,7 por ciento del presupuesto para cooperación al final de la legislatura; comenzando por un 0’15 para el 2016 en el caso de Acord Ciutadà y Compromís y un 0’2 el PSPV. Antonio Montiel –Podemos- también se compromete a destinar un 0’15 en el 2016 y finalizar la legislatura con un mínimo del 0,4 por ciento. Ciudadanos y PP, sin embargo, dentro de sus programas, no introducen ninguna alusión al respecto, aunque en espacios públicos hablan de ir aumentando los fondos sin concretar calendario ni cifras.

Han sido años muy duros, de ataques constantes a las entidades que criticaran abiertamente el modelo que desarrollaba la Generalitat Valenciana, de recortes sin precedentes, en los que la corrupción en la administración de las políticas de cooperación se ha convertido, por desgracia, en una de las señas de identidad de la cooperación valenciana, un claro intento por desmantelar la cooperación al desarrollo en nuestra comunidad, pero también han sido tiempos para la lucha, para el análisis de las causas que ha generado esta situación, tiempos para el diálogo y la alianza con los partidos en defensa de la cooperación, donde la pedagogía ha dado pequeños frutos y donde los partidos políticos por la actualidad mediática, se han visto forzados a reflexionar y plantear propuestas en sus programas electorales en materia de cooperación más allá de los basados en compromisos presupuestarios.

Acord Ciutadà, Compromís, Podemos y PSPV apuestan por fortalecer la sociedad civil valenciana y fortalecer espacios reales de coordinación, participación y diseño de dichas políticas y poniendo énfasis en la puesta en marcha de medidas a favor de la transparencia y la rendición de cuentas a la sociedad valencia. En ese sentido Acord Ciutadà y PSPV proponen además visibilizar al máximo la cooperación al desarrollo y recuperar la dignidad del sector generando espacios de difusión a través de los medios de comunicación públicos y articulando mecanismos de evaluación y de fiscalización en el seno de las Cortes Valencianas. Mientras tanto Podemos, pone en valor a la CVONGD y plantea que la pertenencia a esta red podría ser una garantía adicional de confianza con una ONGD y remarca la necesidad de disponer de un funcionariado formado en materia de cooperación. Además al igual que Acord Ciutadà y PSPV propone medidas de adaptación de la ley de subvenciones a la casuística de la cooperación.

Son tiempos de alianzas entre la izquierda y eso se aprecia en la mayoría de programas y entrevistas, Acord Ciutadà plantea un acuerdo político amplio de todas las fuerzas de izquierda con fuerte respaldo social, que pueda sentar las bases de una política valenciana de solidaridad internacional, el PSPV propone un pacto global en materia de cooperación entre el Gobierno Valenciano y los agentes de la cooperación, Podemos habla de la elaboración de planes Directores de manera conjunta y Compromís de codecisión y participación.

Asamblea de Cooperación por la Paz-País Valencià y la sociedad civil valenciana, va a monitorear y supervisar al detalle cada uno de los pasos que se den en materia de cooperación, asesorando, presionando, dialogando, denunciando, porque hay que recuperar la dignidad de la cooperación valenciana y el desarrollo de las políticas sociales, es competencia y responsabilidad de todos.