Sudán del Sur: Cuatro años después, sin perspectivas de paz

379

Cuatro años han pasado desde la creación de Sudán del Sur el pasado 9 de julio de 2011. Hoy, un millón de personas vive en un estado de emergencia próximo a una hambruna. El 40% de la población, 4,6 millones de personas, están en riesgo de ser afectados por la escasez de alimentos a corto plazo

Las esperanzas albergadas por la comunidad internacional tras la independencia del país para la resolución del conflicto iniciado desde  finales de 2013 se desvanecen 

  

Madrid, 8 de julio de 2015

El agotamiento de las reservas de subsistencias y la inflación de los precios de los alimentos han tenido un impacto directo durante el período de escasez, antes de las primeras cosechas, en el que el acceso a alimentos se reduce. Este año, este tiempo de carestía, que se anticipado dos meses este año, se ha visto agravado por la intensificación de los combates y la violencia. En abril, Acción contra el Hambre puso en marcha una respuesta de emergencia en la ciudad de Old Fangak, en el estado de Jonglei, uno de los más afectados por el conflicto. Desde entonces se ha atendido a cientos de niños, cuyas familias se han visto forzadas a huirdel conflicto que se desató en el estado de Unity. Unos niños y niñas, cuyas necesidades básicas de agua y alimentos deban estar cubiertas a largo plazo.

Desde el inicio del conflicto, más de 200.000 sursudaneses han buscado refugio en Etiopía. Mientras la situación continúa siendo crítica en el país, los refugiados siguen llegando a la región de Gambella, en la frontera entre los dos países. Los equipos sobre el terreno de Acción contra el Hambre trabajan en el campamento Jewi con programas de nutrición y cuidados. Actualmente, cerca de 7.000 refugiados se encuentran en tránsito en el punto fronterizo de entrada de Pagaak, en Etiopía, a la espera de ser trasladados a uno de los campamentos de la región. La organización está preparada para proporcionar apoyo nutricional a mujeres embarazadas y lactantes, y niños menores de cinco años.

El conflicto, que ha sumido a Sudán del sur en el caos, ha intensificado los efectos del periodo de escasez, cada vez más difíciles de rectificar. Ante esta situación tan volátil, es necesaria una respuesta humanitaria inmediata, además de programas a largo plazo. La población de Sudán del Sur debe ser protegida y debe facilitarse el acceso humanitario a la población más vulnerable.

 

Acción contra el Hambre es una organización humanitaria internacional e independiente que combate la desnutrición infantil a la vez que garantiza agua y medios de vida seguros a las poblaciones más vulnerables. Intervenimos en más de 45 países apoyando a más de nueve millones de personas. Nuestra visión es un mundo sin desnutrición; nuestro primer objetivo, devolver la dignidad a quienes hoy viven amenazados por el hambre. 

 
www.accioncontraelhambre.org