Las obras pendientes en Río

981

El primer mircrodocumental de la serie Atletas de la Vida, de la organización TECHO Internacional, está protagonizado por Bruna Affonso, 27 años, residente y referente comunitaria de la favela Parque das Missões, quien profundiza en estos pendientes.

Una realidad que se extiende a 11 millones de personas en Brasil y alcanza a 104 millones de personas en América Latina, que viven en favelas o asentamientos informales en zonas urbanas.

Durante los días previos a la realización de los Juegos Olímpicos, la finalización de las obras tuvo en vilo al mundo, expectante del inicio del evento deportivo. Preocupaban el abastecimiento de agua y la contaminación en las zonas de competición, por mencionar algunos temas. A poco más de 48 h de concluir los primeros juegos que se realizan en América Latina, esta realidad persiste con otras obras pendientes por realizar.

Parque de las Misiones (Parque de las Missões) es una favela donde viven 10.000 personas aproximadamente: escenario de múltiples adversidades que desafían a su población y ponen a prueba su resiliencia en la búsqueda por subsistir. “Es un lugar que necesita mucho, de varias y diversas cosas, pero aún tiene solución”, señala Bruna Affonso, lideresa comunitaria del lugar.

Una encuesta realizada por TECHO Brasil en 2015 a 600 hogares del lugar, revela que entre las principales dificultades se encuentran los temas de infraestructura, salud, educación y recolección de residuos. Las cifras que describen esta realidad son: 65% de las viviendas tienen deficiencia en los materiales, el 96% de los hogares cuenta con instalaciones eléctricas irregulares, el 55% de los hogares precisa salir de su vivienda para abastecerse de agua y el 69% afirmó no contar con contrato laboral formal.

“Cuando llegas a Olavo Bilac, que es un barrio aquí cerca, ves que hay calles asfaltadas, que no tiene las mismas dificultades de aquí, que no tiene las cañerías rellenas. Llegas y tiene un parque con juegos. Mientras que aquí dicen que la primera etapa ya fue concluida, pero por lo demás no ha sucedido nada diferente. Parece que la idea fuera dejarnos sin agua, con las cañerías saturadas, con pocos cupos en la guardería, y con la licitación de una empresa de buses que no transporta a los niños”, explica Affonso.

El traslado al centro de la ciudad de Río en carro toma media hora. Mediante transporte público toma dos horas y cuesta R$ 10 (US$ 3 aproximadamente) por trayecto.

“A veces escuchamos que aquí atrás no hay solución, que aquí atrás siempre ha sido y va a ser así. Hay gente que me dice: ‘acabas de llegar aquí, ¿qué crees?, ¿que algo va a cambiar?’”, recuerda.

“Lo mejor que tenemos aquí son las personas que todavía creen que podemos lograrlo. Tenemos proyectos relacionados con educación. Tenemos vecinos con ideas maravillosas, y que con ayuda o no, algo logramos hacer. Y no son solo algunos. Aquí la gente se involucra de verdad. Abrazan esto con toda su fuerza de voluntad”.

El sociólogo Juan Pablo Duhalde, de TECHO Internacional, explica que “esta realidad no se limita a Río de Janeiro sino que se extiende a toda América Latina. Lo que debe llevarnos a cuestionarnos por qué estamos construyendo ciudades que no son para todos y todas. Los asentamientos informales son la manifestación más extrema de la situación de desigualdad que hoy vive la región”.

De esta manera, cuando los 11.400 deportistas que participaron en los Juegos Olímpicos, regresen a sus lugares de origen, son millones los otros atletas, Atletas de la Vida, que permanecerán. Solo en Brasil, son más de 11 millones de personas en 6.300 favelas (datos del último censo) y en América Latina, más de 104 millones (ONU Hábitat), casi un cuarto de la población que vive en zonas urbanas reside en un asentamiento informal.

“A casi dos meses para la definición de la Nueva Agenda Urbana de las Naciones Unidas, es momento de escuchar las propuestas y la perspectiva de quienes viven en estas comunidades en situación de pobreza, y reconocer la competencia injusta en la que se encuentran para acceder y poder ejercer sus derechos”, reafirma Duhalde.

“Soy una mujer de 27 años, madre de dos hijos, vivo en un asentamiento, estudié solo hasta el primer año del segundo grado. Estoy segura de que nuestra lucha es esta, tener un lugar desarrollado y con desarrollado no me refiero solo al asfalto o casas de ladrillo, hablo del desarrollo de sus pobladores, de seres humanos mejores.”, concluye Affonso, parte de la delegación de Atletas de la Vida, la delegación que seguirá estando aquí.

Web: techo.org/atletas

 

Acerca de TECHO

TECHO es una organización presente en Latinoamérica, que busca superar la situación de pobreza que viven millones de personas en los asentamientos informales, a través de la acción conjunta de sus pobladores y jóvenes voluntarios.

Con la implementación de un modelo de trabajo enfocado en el desarrollo comunitario, TECHO busca, a través de la ejecución de diferentes programas y proyectos comunitarios, más la participación en diferentes espacios de toma de decisión, construir una sociedad justa y sin pobreza. Por esta razón TECHO sigue y participa en el proceso de definición de la Nueva Agenda Urbana de las Naciones Unidas (Hábitat III), para que también sean consideradas las ideas y propuestas de las comunidades más excluidas de la región. El proceso de definición culminará en octubre, en Quito, Ecuador.

TECHO está presente en América Latina en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. Cuenta con una oficina en EEUU e Inglaterra, orientada a la recaudación de fondos y captación de voluntarios.