La FAO y la NEPAD se alían para promover el empleo rural en Benín, Camerún, Malawi y Níger

855
©FAO/ Giulio Napolitano

Los 4 millones de dólares EEUU aportados por el Fondo Fiduciario de Solidaridad para África pretenden crear oportunidades de trabajo para los jóvenes

La FAO y la Nueva Alianza para el Desarrollo de África (NEPAD) se han unido para fomentar las oportunidades de empleo y de negocio para los jóvenes de las zonas rurales de Benín, Camerún, Malawi y Níger con un fondo de 4 millones de dólares EEUU aportados por el Fondo Fiduciario de Solidaridad para África.

El acuerdo firmado hoy por el Director General de la FAO, José Graziano da Silva y Consejero Delegado de la Agencia de Planificación y Coordinación (NPCA), de la NEPAD Ibrahim Assane Mayaki, ayudará a los cuatro países citados elaborar e implementar políticas que buscan impulsar el desarrollo de las empresas en las zonas rurales, en particular mediante la transferencia de conocimientos y habilidades.

“Este esfuerzo conjunto busca promover empleos decentes para la juventud rural y el espíritu emprendedor en la agricultura y la agroindustria, y representa otro ejemplo importante de una iniciativa de cooperación liderada por África, que busca salvaguardar la seguridad alimentaria y medios de vida en el continente”, dijo Graziano da Silva.

“Alcanzar las aspiraciones de África reflejadas en la Agenda 2063, depende en gran medida de la transformación de las zonas rurales con el apoyo de jóvenes empresarios capaces a lo largo de la cadena alimentaria” aseguró por su parte Mayaki.

Los fondos del proyecto se utilizarán durante un periodo de tres años, y servirán para garantizar que los jóvenes -en particular las mujeres- logran un mayor acceso a la economía rural. Aquí se incluye la creación de empleo decente -tanto en los sectores agrícolas como no agrícolas- a través de inversiones públicas y privadas.

Los objetivos del proyecto están en consonancia con la Declaración de Malabo de 2014, a través del cual los líderes de la Unión Africana se comprometieron a alcanzar una serie de objetivos en el sector agrícola para 2025. Uno de ellos es aumentar en un 30 por ciento el empleo juvenil en las zonas rurales de África, sobre todo a través del fortalecimiento de las cadenas de valor agrícola, mientras que otro objetivo es priorizar y apoyar los medios de vida y oportunidades de generar ingresos para las mujeres y jóvenes rurales.

Resultados concretos

El proyecto garantizará que Benín, Camerún, Malawi y Níger cuentas con planes de acción nacionales para el empleo juvenil y el desarrollo de habilidades en las cadenas de valor de las economías rurales. Además, cada país va a pilotar un conjunto de Proyectos de desarrollo de capacidad en los jóvenes.

Otro objetivo más amplio es mejorar el diálogo sobre políticas entre los países, organizaciones regionales, socios del desarrollo y de recursos para crear un enfoque coordinado sobre el empleo juvenil decente y el espíritu empresarial en África.

Africanos trabajando para los africanos

El Fondo Fiduciario de Solidaridad para África fue lanzado en 2013 como una iniciativa genuina liderada por África para mejorar la agricultura y la seguridad alimentaria en todo el continente. Incluye contribuciones de Guinea Ecuatorial (30 millones de dólares EEU), Angola (10 millones de dólares) y una aportación simbólica de las organizaciones de la sociedad civil e la República del Congo.

Desde su creación, el Fondo ha aportada ya financiación para 16 proyectos en 38 países, entre ellos la creación de resiliencia de las comunidades rurales afectadas por los conflictos, la reducción de la pobreza rural a través de oportunidades de empleo para los jóvenes, y el establecimiento de mejores prácticas para aumentar la producción agrícola y ganadera.