APDHA condena los asesinatos y la violencia contra la comunidad educativa en México

1461

Las recientes movilizaciones contra la reforma educativa se han saldado con ocho profesores asesinados y numerosas personas heridas

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) condena los asesinatos y la violencia ejercida durante las movilizaciones de la comunidad educativa en el Estado de Oaxaca (México). Estas acciones de protesta contra la reforma educativa llevada a cabo por el presidente, Enrique Peña Nieto, se han saldado recientemente con ocho profesores asesinados y numerosas personas heridas. Días antes, varios dirigentes de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación fueron detenidos y encarcelados.

Desde la organización miran “con gran preocupación” la situación que se está viviendo en México, “hoy hablamos de Oaxaca, pero no olvidamos las desapariciones forzosas de los 43 estudiantes de Ayotzinapa” y señalan “la alta violencia que el Gobierno está ejerciendo contra las personas que se oponen a la mencionada reforma educativa, que son los movimientos relacionados con las ‘escuelas normales rurales’, un modelo educativo con una alta implicación social, vinculado a movimientos estudiantiles de gran valor reivindicativo y activista”.

La APDHA también afirma que “les inquieta especialmente” la implicación de las fuerzas de seguridad del Estado en las acciones violentas de represión a las personas manifestantes, el alto saldo de personas heridas, fallecidas y también, desaparecidas. Para la entidad, la impunidad con la que se están tratando estas situaciones y las continuas demandas de los movimientos de protesta a las organizaciones de defensa de derechos humanos a nivel internacional, evidencian una “inaceptable” desprotección y vulneración de derechos.

Por ello, la organización de defensa de los derechos humanos manifiesta su repulsa a la gestión gubernamental de la situación, a la vez que reclama una investigación independiente que aclare los hechos, aplique justicia y exija responsabilidades a los mandos policiales y políticos que correspondan. Además la APDHA, en su consideración de la educación como derecho fundamental para ejercer los demás derechos, cree “que la reforma educativa tiene que garantizar los principios que rigen los derechos humanos, y estar al servicio de la población” y rechaza “las propuestas que favorezcan la privatización de este derecho y aumenten la desigualdad”.